A Random Image

El conjunto arandino consiguió la victoria por 30-25 ante un Naturhouse que puso en apuros a los de Senovilla durante prácticamente 55 minutos. Pese a comandar el encuentro, el Villa de Aranda tuvo que sufrir para sacar dos puntos vitales en la lucha por evitar el descenso de categoría.

Era necesario levantarse del golpe tan duro recibido por parte del conjunto arandino tras la derrota de la pasada jornada ante el Frigoríficos Morrazo Cangas. El equipo respondió y se aprovechó del menor nivel de intensidad del conjunto riojano para comandar el partido durante la mayoría del mismo. Pese a ello, la calidad del conjunto de Jota puso en apuros en el ecuador del segundo acto a un Villa de Aranda que en los últimos minutos estuvo más acertado de cara a portería.

Comenzó el encuentro con una salida fulgurante del equipo arandino. 3-0 de parcial con un gran Raúl Nantes que ponía sobre la pista las intenciones del cuadro dirigido por Senovilla. Los riojanos no tardaron en dejar su huella, cuando de manera inmediata le dieron la vuelta al parcial con cuatro latigazos, 3-4. A partir de ahí nueva reacción local, poniendo de nuevo el marcador a su favor, lo que ya no variaría en todo el encuentro. Sosteniendo al equipo arandino la pareja brasileña Nantes-Amorim, muy enchufados de cara a portería.

Pasado el ecuador del primer acto el equipo visitante se comenzaba a atascar en el ataque posicional. Demasiado acelerado Víctor Vigo en el central por momentos y lanzamientos precipitados de Lángaro y Montoro que provocaban grandes intervenciones de Xoan Ledo y robos de balón por pate de la defensa amarilla. Ese último arreón provocaba que la renta local se marchase en el descanso hasta los seis goles, 17-11.

La película del segundo tiempo iba a desarrollarse en su inicio de manera muy similar al primero. Buena salida a la pista de los de Senovilla, que se colocaban con una ventaja de ocho goles, 19-11. Tras ello llegó de nuevo la reacción visitante. Los arandinos sufrieron un cortocircuito en ataque y con un parcial de 1-8 el encuentro se colocaba en un puño, 20-19. La segunda línea riojana y el brazo de Langaro ponían en aviso al conjunto burgalés.

Cuando peor estaban las cosas para los de Senovilla y con los fantasmas de toda la temporada en la cabeza de los jugadores y la afición ribereña, el Villa de Aranda esta vez sí supo manejar los nervios y controlar una ventaja que ya era mínima y volátil. La necesidad se iba a imponer a la calidad y en los últimos cinco minutos de encuentro el equipo arandino acababa definitivamente de romper el partido con una buena actuación de varios jugadores no tan protagonistas habitualmente como Manu, Pino o Bojicic. Al final 30-25 y dos puntos vitales para seguir aspirando a una salvación que pasa por ganar la próxima semana en Santander y esperar el fallo de Cangas para llegar con opciones a la última jornada liguera.

Ficha técnica:

30 – Villa de Aranda (17+13)

Xoan Ledo (p), Montserrat (-), Moscariello (-), Megías (2), Nantes (8, 1p), Iker Antonio (-), Manu (3) -siete inicial-; Amérigo (ps), Bojicic (3), Adrián Fernández (2), Moyano (2), Solenta (-), ‘Bicho’ (-), Amorim (7), Ortega (3p), Torres (-).

25 – Naturhouse La Rioja (11+14)

Aguinagalde (p), Felipe Jiménez (1), Vigo (-), Javier García (2), Langaro (7), Javi Muñoz (4, 3p), Ángel Fernández (5) -siete inicial-; Kappellin (ps), Migallon (-), Peciña (2), Montoro (2), Garabaya (1), Molina (-), Garciandia (-), Kukic (1).

Parciales: 2-0, 5-4, 9-6, 11-10, 14-11, 17-11 (descanso); 19-15, 20-17, 20-19, 24-22, 26-24, 30-25 (final).

Árbitros: Mojo Ortega (Madrid) y Raluy López (Canarias). Expulsaron a Moscariello por triple exclusión. También excluyeron dos minutos a Ortega y Bojicic por el Villa de Aranda y a Peciña (2), Víctor Vigo y Molina por el Naturhouse.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo octava jornada de la Liga Loterías ASOBAL disputado en el pabellón Príncipe de Asturias ante unos 1.600 espectadores.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.