A Random Image

Este sábado a las 20:00, el Club Balonmano Villa de Aranda, de la División de Honor Plata, se enfrenta al R.G.C. Covadonga en Gijón. Para analizar todo lo que acontece en torno a este partido, el entrenador del primer equipo, Carlos Colmenero, ofreció ayer una rueda de prensa en el Restaurante Las Cubas.

Actitud de los jugadores

Preguntado por cómo ha visto a la plantilla durante los pocos entrenamientos que ha dirigido, el técnico vallisoletano se mostró muy satisfecho con la motivación, reconociendo que, con su llegada como nuevo entrenador, se han mostrado “siempre con la ilusión de empezar a agradar”. Pese a ser una semana atípica debido a los viajes de varios jugadores, concentrados con sus respectivas selecciones, Colmenero ha destacado que “la actitud de los que han estado ha sido excelente”. Aunque también indicó que “la valoración de partidos es otra distinta a lo de los entrenamientos y eso es lo que nos va a definir por dónde podemos caminar y qué tenemos que corregir”.

El rival

Respecto al partido de este sábado, Carlos avisó que “no va a ser fácil, Grupo Covadonga en casa se hace fuerte”. También quiso recalcar que el conjunto preparado por Chechu Villaldea, cuenta con varios jugadores muy veteranos y de gran experiencia y que, además, juega sin la presión de los resultados.

Preparación del partido

Muy claro se mostró el preparador del Villa de Aranda al hablar de cómo ha planificado el choque, declarando que “no estamos para mirar a Grupo ni al siguiente que viene, estamos para mirarnos a nosotros mismos, recuperar ese espíritu arandino” y que deben afrontarlo con otra actitud ya que “se puede perder, se puede ganar, pero hay que jugar de forma distinta. Es lo que pide la afición”. Y aprovechó para mandar un mensaje a la plantilla, avisando de que “el jugador que no entre en esta dinámica lo va a tener muy difícil”.

Aunque admite que, con las escasas sesiones preparatorias que ha compartido con sus jugadores, “no ha habido tiempo suficiente para introducir grandes conceptos”, sí van a probar algunos cambios, entre los que destacan el juego de extremos y variantes defensivas “que antes estaban olvidadas”.

Volver al origen

Para Carlos Colmenero es fundamental recuperar al jugador arandino. Y es que este año 5 de sus pupilos son salidos de la cantera, para los que esta oportunidad de “jugar en casa, en la B, con un buen equipo, con una afición que les quiere” debe ser motivo de orgullo y “no pueden jugar con miedo”. Ya tuvo la ocasión de sentirlo en su anterior etapa como entrenador del Villa de Aranda, y está convencido de que los jugadores locales, acompañados por los que están en categorías inferiores “van a ser el futuro de este equipo”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.