A Random Image

Este domingo, el Club Balonmano Villa de Aranda visita una de las canchas más complicadas de la División de Honor Plata en estos momentos. El equipo viaja a Alicante para enfrentarse al CD Agustinos y ayer el entrenador, Carlos Colmenero, ofreció la rueda de prensa previa al encuentro, en las instalaciones de New Holland Cayetano Muñoz.

El rival

El equipo alicantino es uno de los que está más en forma de la categoría, percepción que comparte Colmenero que destacó que “es un equipo peligrosísimo, tercero en la clasificación y el máximo goleador de la categoría”. Recordó también, que ha obtenido buenos resultados en su visita a Torrelavega o Alcobendas y que están sacando adelante partidos complicados en su propia cancha y que jugar sin presión “es lo más peligroso”. Su mayor debilidad está en la defensa ya que, como señaló Carlos, “es el equipo al que más goles le meten”.

Se puso nostálgico el técnico vallisoletano recordando que el juego de Agustinos, dinámico, que sale al contraataque, atractivo para el público, se parece mucho a aquel Villa de Aranda que ascendió, con él como entrenador, a la División de Honor B. Según su propia experiencia aseguró que “cuando un equipo asciende, además con gente de calidad y joven, están disfrutando mucho”.

El equipo

Pese a que volvió a admitir que el equipo técnico lleva poco tiempo de trabajo, la plantilla está evolucionado bien en tareas defensivas. No es así en ataque, donde el propio Colmenero advirtió que tienen mucho margen de mejora, y es que “introducir algo nuevo produce un shock al jugador porque está habituado a hacer una serie de movimientos”. Para este partido cuenta con todos los efectivos a excepción de Amorim, que será operado este viernes de su lesión de rodilla, y para el que el entrenador tuvo palabras de ánimo y le deseó “que todo salga bien”. Además, manifestó su optimismo respecto al estado de los jugadores ya que para Carlos “el equipo está todo al 100%”.

El partido

Sobre el planteamiento para este partido Colmenero lo tiene claro, y aseguró que “no vamos a cambiar esencialmente. Vamos a seguir mejorando nuestro sistema defensivo” ya que considera clave “que no metan muchos goles”. Para el entrenador ribereño es fundamental mantener el nivel en defensa exhibido en la primera parte contra el Balonmano Nava, para que Agustinos no pueda desarrollar su juego habitual, aunque confesó que eso supone “un gasto terrorífico”.

El conjunto arandino viajará a Alicante la tarde del sábado y hará noche allí. El partido se jugará el domingo a las 12:30 en el Pabellón Pitiu Rochel.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.