A Random Image

El Villa de Aranda cayó derrotado a domicilio en un duelo directo por la permanencia en la categoría ante un correoso Amenabar Zarautz KE que se llevó la victoria por pequeños detalles. El conjunto dirigido por Hugo Xabier se empleó con la habitual dureza que muestra en su pabellón, donde es otro equipo bien distinto, y aunque los ribereños respondieron de igual manera la manera de resolverlo por parte de los árbitros fue bien diferente, castigando mucho más a los visitantes. Y es que, mientras los locales solo sufrieron una exclusión, el Blasgon y Bodegas Ceres fue excluido hasta en 7 ocasiones.
Esas inferioridades, la velocidad de las contras vascas y la fortuna que tuvieron en determinados momentos acabarían decantando la balanza de lado del equipo anfitrión.
Los arandinos comenzaron el partido muy concentrados en defensa con una seis cero rocosa plena de ayudas y solidaridad que desde el principio trajo de cabeza al ataque vasco. Además el equipo conseguía funcionar bien en ataque, donde siempre trataba de buscar velocidad pero donde también sabía solucionar los retos en estático. Así, con un Julián Souto muy acertado con el gol tras el 2-2 los visitantes conseguirían un parcial de 0-4 para el 2-6 en el minuto diez y tiempo muerto local. Hasta ese momento todo iba de cara, también la portería y la diosa fortuna, pues sirva de ejemplo el paradón a bocajarro de De Vega más la contra inmediata que termina con el siete metros transformado no sin cierta suerte por De Novais, porque en primera instancia entre Otegui y el travesaño habían logrado rechazar su lanzamiento.
Sin embargo el partido comenzó a torcerse de vuelta al juego. Los locales apretaron mucho más en defensa y su seis cero se hizo mucho más física, pero además en ataque conseguirían correr como nunca antes, pillando de manera desordenada a un Villa de Aranda que anduvo a remolque durante esta fase y al que ahora casi nada le salía, incluso Nico López marraba otro siete metros. Jugando al galope, tras el 6-8 superado el cuarto de hora, en apenas cinco minutos el Amenabar Zarautz KE se apuntaba un parcial de 4-0 remontaba el resultado y se ponía por primera vez arriba, 9-8 a falta de nueve.
Juan Moreno paró el partido y eso sirvió para que de regreso al juego el equipo marcase gol y cortara la racha, pero lo que quedaba claro es que el partido ahora era bien distinto, mucho más físico y con mayor contacto. Los vascos continuaron buscando la velocidad de la contra, hacer correr hacia atrás a un Villa de Aranda con muchos kilos.

En el reinicio el choque resultó precioso, incluso más que en una primera parte ya muy entretenida. Ambos equipos siguieron jugando de poder a poder, ahora con mucho acierto en los metros finales pero sin que nadie consiguiera abrir brecha en el electrónico, 18-18 en el minuto siete. Entonces con la igualdad por bandera, dos exclusiones casi consecutivas para los visitantes supusieron un punto de inflexión transcendental. Los locales sumaron un parcial de 3-0 que dejaba al Villa de Aranda contra las cuerdas a falta de un cuarto de hora. Los ribereños sacaron entonces lo mejor de sí mismos y en los siguientes diez minutos pelearon con todas sus fuerzas para poner el 25-24 a falta de cinco minutos para la conclusión, con el mejor artillero De Novais descalificado y tiempo muerto. Una vez en juego Amenabar conseguía colarse por el extremo y marcaba, pero la respuesta arandina era inmediata y Llorens encontraba hueco en la zona central. Sucedió entonces que los locales no fallaron su siguiente ataque y los visitantes sí; es más, en la réplica local Eneko Goenaga conseguía un afortunado gol desde el suelo y eso dejaba a Aranda fuera, 28-25 a falta de dos y en inferioridad ahora con Nico López fuera.

Amenabar Zarautz KE: Urtzi Otegi; Oihan Balenciaga (4), Mikel Beristain (1), Markel Aizpitarte, Mikel Amilibia (1), Eneko Goenaga (3), Alberto Agirrezabalaga (9), Ander Atorrasagasti (3), Jokin Jiménez (4), Mikel Martínez (2), Josu Atorrasagasti, Íñigo Etxaniz, Haritz Etxeberria (1), Paulo Ostolaza, Xabat Olaizola (1), Mikel Iraeta.

Blasgon y Bodegas Ceres VdA: Luis de Vega, Ricardo Amerigo; Julián Souto (6), Guilherme (1), Bruno Cerrotta, Lucas Grandi (2), Nicolás López (4), Pino (1), Miguel Llorens (3), Rodrigo del Val (2), Edu Moledo, Julen Elustondo, Matheus De Novais (6).

PARCIALES: 2-3 (5’); 2-5 (10’); 5-7 (15’); 8-8 (20’); 12-10 (25’); 13-13 (descanso); 15-16 (35’); 19-18 (40’); 21-18 (45’); 24-21 (50’); 25-23 (55’); 29-25 (final).

ÁRBITROS:Escoda Pérez y Álvarez Boixaderas.
Exclusiones: Atorrasagasti por el Zarautz; Souto, Guill, Nico López, Pino, Llorens, Elustondo y De Novais (desc. 54´).

PABELLÓN: Aritzbatalde. 600 espectadores.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.