A Random Image

El Blasgon y Bodegas Ceres remontó 6 goles de desventaja para llevarse la victoria por 22-23 frente a Agustinos. Victoria que sitúa a los de Moreno 5 puntos por encima de la zona de descenso.

Victoria agónica y de enorme valor para un Blasgon y Bodegas Ceres Villa de Aranda que sufrió muchísimo en feudo de un Agustinos Alicante que casi siempre jugó a favor de marcador y que llegó a ir ganado de seis goles en la segunda mitad para ceder la derrota sobre la bocina.

Los ribereños comenzaron el partido muy enchufados arriba con dos ataques muy rápidos para conseguir goles sencillos, el primero desde los siete metros. Los alicantinos respondieron de forma certera buscando y encontrando su enorme potencial en el lanzamiento exterior, siempre ayudados por un Dídac Villar que hundía a la defensa amarilla, 2-2 en el minuto cinco tras una primera parada de la portería arandina de Amérigo y otra de la levantina a cargo de Padilla. Después, llegada desde el extremo, se vería la primera alternancia en el marcador, pero la igualada no tardó en producirse con otro siete metros anotado por De Novais y que trajo la primera exclusión. Precisamente Linares y De Novais se erigían en los grandes artilleros. La primera contra amarilla supuso una nueva alternancia en el electrónico, 4-5, y el segundo tanto no conseguido desde los siete metros, aunque el gol también lo hizo un De Novais protagonista. Poco más tarde el goleador local, Linares, veía una roja por un codazo a la altura del cuello que ni siquiera protestó y que se antojaba transcendental tal y como estaba siendo el partido. El Villa de Aranda cogió entonces una renta de dos goles. Pero Agustinos no se rendía, defendía duro atrás e Iriarte cogía el relevo de Linares en ataque para con dos cañonazos consecutivos darle la vuelta a la tortilla, 7-6. Los siguientes ataques acabaron en la línea de siete metros, el cuarto sin mácula de los arandinos, aunque ahora fue Nico López. El partido resultaba algo irregular pero los empates se sucedían y nadie era capaz de coger una renta sustanciosa, 9-8 en el veinte tras un siete metros al palo de los locales y un primer tiempo muerto. No mejoró el grupo de Juan Moreno en su regreso a pista y de hecho acumuló más de cinco minutos sin ver puerta, pero para fortuna de los burgaleses contaban con un enorme Amérigo que realizaría cuatro paradas consecutivas fundamentales. Sin embargo los errores visitantes se sucedían y el Alicante al final lo aprovechaba para marcar una nueva máxima de tres goles y gracias, 11-8 a falta de tres y tiempo muerto obligado de Juan Moreno. De ahí al descanso y aunque Megías cortó la mala racha por dos veces, el Villa de Aranda cometería más errores, 13-10 tras un golpe franco convertido por los levantinos con el tiempo ya cumplido y el reloj a cero.

Nada más reiniciarse el encuentro el Alicante cogía ventaja de cinco tantos mientras que los ribereños volvían a no poder finalizar un ataque, 15-10 y el resultado se complicaba por completo. El panorama seguiría empeorando pues aunque los locales frenaron su ritmo anotador la sequía visitante no cesaba, 17-11 en el ocho y tiempo muerto de Moreno. La renta de seis se rebajó gracias a De Vega y un par de contras, 18-15 en el doce, pero la irregularidad visitante no cesaba y al poco el marcador registraba el 20-15. Por entonces puntuar parecía muy complicado, pero por fin llegó la fase de desconexión local y se veía un parcial de 1-5 con un gran Nico López que metía a los burgaleses en la pelea, 21-20 a falta de ocho. A falta de cinco minutos llegó el ansiado empate, 22-22. A los locales ahora se les atenazaba el brazo ante un De Vega providencial en esta parte final, porque los arandinos no estaban mejor en ataque. Tras muchos errores a ambos lados el Villa de Aranda se plantó a falta de treinta segundos con opciones de triunfo y de forma agónica Megías conseguía el tanto de la victoria sobre la bocina, 22-23.

Agustinos Alicante: Fran Padilla, Sergio Guijarro (3), Víctor Recio (2), Dídac Villar (1), Jorge Jimeno, Cristian Moll (4), Daniil Zhukov, Iván Ruíz, Ander Iriarte (8), Mateo Aries, Iván Valero, David Cuartero (1), Juan de Dios Linares (3), Adrián Santamaría, Jose María Martín.

Blasgon y Bodegas Ceres Villa de Aranda: Luis de Vega , Ricardo Amerigo; Julián Souto (1), Guilherme Costa, Bruno Cerrotta, Lucas Grandi, Nicolás López (4), Víctor Megías (4), Miguel Llorens (2), Rodrigo del Val (1), Edu Moledo, Julen Elustondo (5), Matheus De Novais (6), Álex Pombo.

PARCIALES: 2-2 (5’); 4-5 (10’); 8-7 (15’); 9-8 (20’); 9-8 (25’); 13-10 (descanso); 15-11 (35’); 18-13 (40’); 20-16 (45’); 21-18 (50’); 22-22 (55’); 22-23 (final).

ÁRBITROS: Carlos Javier Gude Prego y Juan José Gude Prego. Exclusiones: Santamaría, Cuartero, Linares (desca. 10´);Souto, Costa, Llorens

PABELLÓN: San Agustín.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.